jueves, 8 de octubre de 2015

El desafío de los GoBots (y de los Machine Robo) Parte 1

Todo fan de mechas que se precie conoce a los GoBots, pero la historia les acabó juzgando como una copia barata de los Transformers lo cual es totalmente incierto. La historia de los GoBots, o mejor dicho de los Machine Robo, es muy interesante y ha dejado figuras para la posteridad. Hasta hace unos años apenas había información de estas míticas figuras por lo que había un desconocimiento total de toda su historia. Es hora de desvelar todos los entresijos y conocer a los auténticos Machine Robo y su desafío para mantenerse en el mercado.

Como hay demasiada información como para asimilarla en una simple entrada he decidido dividirla en dos partes. Esta parte comprenderá toda la historia de los Machine Robo con sus diferentes sagas y las variantes fuera de Japón para que el lector tenga una base sólida para comprender las figuras, que será el tema central de la segunda parte. También he procurado escribir la entrada de la forma más organizada y amena posible.


Machine Robo

Machine Robo nace en 1982 en Japón de la mano de Popy consistiendo en figuras de robots capaces de transformarse en vehículos. Las primeras figuras eran de pequeño tamaño más conocidas como "serie 600" por su precio (600 Yen) y gracias al éxito se creó una nueva linea con figuras de mayor tamaño llamadas Machine Robo DX (Deluxe) probablemente en respuesta a los robots Diaclone transformables. Al año siguiente Popy sería absorbida por Bandai que no dudó en continuar la colección gracias al éxito obtenido.

Bandai añadió una historia a las figuras. Los Machine Robo habían llegado a La Tierra después de que su planeta, Romulos, fuera destruido por unos seres llamados Devil Invaders y ahora debían defender el primero del mismo destino.

En Japón las figuras de malvados suelen (o solían) vender mal por lo que solo se crearon unos pocos Devil Invaders reconocibles por tener un diseño orgánico parecidos a monstruos.

La historia no fue acompañada de una serie animada lo cual no ayudó a competir contra los ya famosos Transformers de Takara y en 1985 las ventas decayeron hasta tal punto que Bandai paralizó la linea para reinventarla. Lo más parecido a una producción animada fue un anuncio publicitario del Battle Armor Five que duraba casi 4 minutos.

Las figuras fueron exportadas en 1983 a Estados Unidos y Australia con el nombre de Machine Men, y en Europa como Robo Machine. Más adelante entraré en detalle.




Revenge of Cronos

En 1986 Bandai relanza la linea de forma similar a lo que Transformers hizo con Diaclone. Creó una serie de animación, un puñado de nuevas figuras y reeditó toda la serie 600 en nuevo empaque. La nueva serie se llamó Machine Robo: Revenge of Cronos. El problema era que la serie animada se alejaba mucho del concepto original de los Machine Robo. Para empezar el protagonista, Rom (no confundir con el conocido cómic), ni siquiera era un robot transformable sino un androide con aspecto humano capaz de fusionarse con varias armaduras de mayor tamaño, Kenryu y Baykanfu. De la famosa serie 600 solo tres tenían protagonismo, el resto no hacían más que pequeños cameos y algún que otro papel minoritario. Para mayor inri solo se crearon unas pocas figuras nuevas, a excepción de los Rock Bots (los famosos Rock Lords en occidente), y muchas eran recicladas de otras colecciones de Bandai. A pesar de todo la serie animada tuvo bastante éxito y las ventas fueron aceptables permitiendo crear una nueva serie.


Battle Hackers

Creada en 1988, Bandai colaboró más en la realización de la serie animada creando a los personajes para que fuera más fiel a la linea de figuras. Sin embargo la serie tuvo una duración más corta de lo normal, unos 30 capítulos, y la linea de figuras fue de corta duración y con un catálogo no muy amplio. Algunas figuras habían sido reeditadas de Revenge of Cronos y las nuevas eran demasiado grandes y caras y las ventas no fueron muy buenas. Ninguna de las figuras se comercializó fuera de Asia, y a día de hoy es la serie animada de Machine Robo más rara de encontrar. Solo se distribuyó en VHS.


CG Robo

Más que un intento de resucitar a los Machine Robo podría decirse que realmente fue un estudio de mercado. CG (de "Change and Glow") Robo consistió en 14 figuras transformables en vehículos realistas con luces y sonidos, muy de moda por aquellos años (1994). La única producción animada que acompañaba a las figuras eran anuncios de televisión creados en CGI en los que los CG Robo se enfrentaban a una extraña mano gigante monstruosa. Algunas figuras se vendieron en Europa dentro de la linea Robo Machines.


Machine Robo Rescue

Hubo que esperar hasta 2003 para que Machine Robo finalmente resurgiera. Machine Robo Rescue (MRR) renovaba el concepto de la linea original. Las figuras conservaban la capacidad de transformarse en vehículos pero en esta ocasión podían combinarse entre sí. Se vendían en packs de cinco figuras. Cuatro eran pequeñas e iguales y formaban los miembros a la hora de combinarse con la quinta que era más grande y con diferente diseño. Cada figura contaba con diferentes enganches de forma que podían expandirse entre toda la colección formando no solo robots más grandes sino cualquier tipo de forma siendo la imaginación el único límite. Cabe resaltar que algunas figuras eran homenajes a Machine Robo de los 80.

Se creó una serie animada para promocionar la linea que contó con 51 episodios más dos especiales. La serie combinaba animación tradicional con CGI para los robots. El argumento no tenía nada que ver con ninguna de las series anteriores y el tono era más infantil.Tanto la serie como la linea de juguetes fueron exitosas pero no se distribuyeron fuera de Asia.


Machine Robo Mugenbine

Lo lógico sería pensar que Mugenbine se trata de la continuación de MRR, pero no fue así. Machine Robo Mugenbine salió al mercado a finales de 2003 cuando MRR apenas había finalizado. Más extraño aun es que no fue acompañada de una serie animada. En cambio, uno de los personajes realiza un cameo en los capítulos especiales de MRR.

La nueva linea vuelve a cambiar el concepto de la saga. En esta ocasión las figuras no se transforman como tal. Cada figura va compuesta de un bloque central con múltiples enganches y capaz de transformarse en un robot sencillo. A los enganches se le acoplan diferentes piezas de forma que se pueden crear multitud de formas diferentes. Oficialmente cada figura tiene dos formas, un vehículo y una forma animal. Al igual que con MRR al juntar diferentes figuras de la misma colección se pueden crear formas más grandes.





Esta linea continuó hasta 2011 en forma de figuras tipo 'Candy toys', juguetes baratos y sencillos que incluyen alguna golosina, generalmente un chicle.

Machine Robo NEXT

Es la última colección de la saga Machine Robo. Se estrenó en Enero de 2012 y solo se produjeron 15 figuras en 3 lotes capaces de combinarse entre sí: Magnum Police, Gravity Builder y Vortex Pirates. También son formato candy toys igual que MRM pero utiliza temática de vehículos en vez de animales. Al igual que los candy toys de MRM las piezas pueden combinarse entre sí de una infinidad de formas.




Exportaciones

Hubo un puñado de intentos de exportar la colección al resto del mundo. A Estados Unidos  y Australia llegaron con el nombre de Machine Men. En el primer caso fue un fracaso y solo llegaron a distribuirse 6 figuras antes de su cancelación. Fue entonces cuando Bandai cedió los derechos a Tonka para que se encargase de la distribución de las figuras naciendo así los GoBots. En Australia Machine Men tuvo un considerable éxito y solo necesitó importar la serie animada de GoBots para fortalecer la linea. La distribución de figuras se llevó a cabo a cargo de Bandai Australia y gozaron del privilegio de importar tanto figuras exclusivas en América como en Japón, aparte de hacer numerosos repintados exclusivos para la linea. Finalmente Machine Men comenzó a decaer casi al mismo tiempo que GoBots y en 1987 desapareció.


A Europa llegaron con el nombre de Robo Machine en 1983 con un cierto éxito al comienzo. El empaque de las figuras de la serie 600 se cambió por blisters, sin embargo, cuando llegaron las figuras DX solo cambiaron los textos siendo las cajas idénticas a las japonesas. Las ventas fueron estables hasta la llegada de Transformers a Europa. Fue entonces cuando se ayudaron de los GoBots para fortalecerse y se rediseñaron todos los empaques con el nombre de "The Challenge of the GoBots" pero manteniendo el sello de Robo Machine. La linea contó con algunas figuras exclusivas pero el final era inevitable y 1987 desapareció. Sin embargo la marca Robo Machine no sufrió tanto daño como los GoBots y hubo un intento de resurgirla en 1993 con el nombre de Robo Machines. Se relanzaron varias figuras de la serie 600 y DX con nuevos empaques. Las figuras carecían de nombres y sencillamente eran bautizadas por el nombre del objeto en el que se transformaban, y las pegatinas con marcas registradas incluidas en algunas figuras se cambiaron por razones legales. Lo más llamativo de esta linea es que se distribuyeron figuras bastante raras hasta entonces de la serie 600, algunas figuras de la linea CG Robo y par de figuras DX repintadas. Por lo demás no dejaba de ser una linea de juguetes de los 80 intentando sobrevivir en los 90 por lo que el fracaso estaba anunciado y no tardó en suceder. Serían las últimas figuras de Machine Robo en tocar occidente.

Curiosamente en Francia los juguetes gozaron de un notable éxito de forma aislada llegando a emitirse la serie Revenge of Cronos con el nombre La Revanche des Gobots (La Venganza de los GoBots) y fue doblada de forma que sirviese de secuela para la serie animada de GoBots.


Brasil también hizo su intento de comercializar los Machine Robo en su país. En un principio la distribución corrió a cargo de Glasslite con el nombre Mutante pero más tarde Mimo tomó la licencia y la renombró como Convert. Poca información existen sobre estas lineas y no hay muchas fotos de las figuras en más o menos perfecto estado. Por lo que se sabe, se distribuyeron un número indefinido de la serie 600 en formato blister con diferentes pegatinas y con diversas variaciones de colores lo cual hace muy difícil catalogarlos.


The Challenge of the GoBots

Los tan famosos GoBots fueron la única fórmula exitosa en occidente de Machine Robo. Bandai cedió los derechos a Tonka para que se encargara de la distribución de los juguetes. Lo primero que hizo fue crear una historia que apoyase las ventas mediante una serie de animación. Dividió a los personajes en dos bandos llamados Guardianes (los buenos) y Renegados (los malos). Ambos provienen de un planeta llamado GoBotron donde una guerra civil a escala mundial lleva librándose entre ambos bandos durante miles de años. Su guerra acabará trasladándose a la Tierra donde crearán nuevos aliados. Conforme avanzaba la serie se irían desvelando el pasado de estos seres. Antes de estallar la guerra eran seres orgánicos similares a los humanos cuya extinción casi fue inevitable al chocar un asteroide contra el planeta después de un atentado de los Renegados. Sus cerebros son entonces traspasados a cuerpos mecánicos capaces de adoptar diferentes formas evitando así la destrucción de la raza.



La serie fue producida por Hanna-Barbera, duró 65 capítulos y contó con una película distribuida en VHS. El estilo y animación era el típico de otras producciones de Hanna-Barbera. Los personajes mantenían un diseño fiel al juguete excepto los rostros que en la mayoría de los casos se cambiaron totalmente por unos más humanos para añadir expresividad. Una cosa curiosa de esta serie es que contaba con personajes femeninos robóticos ya desde el comienzo.

La linea de juguetes contó en un principio con la gran mayoría de Machine Robo producidos, y al final con figuras producidas exclusivamente por Tonka. El problema surgió cuando Bandai reinventó Machine Robo con Revenge of Chronos creando una escasez de novedades para GoBots. Tonka carecía de experiencia en la creación de juguetes de robots transformables por lo que optó por otras vías. Repintó varias figuras, introdujo figuras de otras lineas de juguetes y, lo más sorprendente, produjo figuras deshechadas por Bandai. Esto último es notorio en las últimas series de figuras donde predominan diseños más pobres.


El final

Muchos dicen que GoBots fracasó por ser inferior en todos los aspectos a Transformers. Sin duda es uno de los motivos pero la realidad fue un cúmulo de circunstancias que ya anunciaban su muerte tiempo atrás. Para empezar GoBots comenzó a funcionar cuando Transformers ya estaba dando a conocerse. La serie animada llegó demasiado tarde. Los capítulos piloto se estrenaron en 1984 pero hubo que esperar un año para que se estrenase la serie. Los juguetes carecían del carisma que tenían los de Transformers. Estos, incluían una biografía del personaje en el empaque creados por escritores de Marvel, y cada facción tenía un símbolo y características que los diferenciaban entre ellos (los Autobots eran vehículos terrestres, los Decepticons objetos cotidianos, armas y aviones). En cambio las figuras de GoBots no contaban con nada de estos debido a la falta de tiempo para lanzarlos en la fecha acordada y de no contar con la ayuda de otras compañías como es el caso de Marvel con Hasbro. Sigo creyendo que el bando elegido para cada personaje fue realizado de forma totalmente aleatoria. Ya para empezar cuesta creer que el líder de los buenos sea un avión de combate F-15 y el de los malos una moto. No había nada característico que pudiera distinguir los bandos sin necesidad de ver la serie o leerlo en sus empaques.

Probablemente el último intento de relanzar la linea fue con la película "GoBots: War of the Rock-Lords" que, al igual que con Transformers: The Movie, contaba con actores de doblaje de renombre como Roddy McDowall (El Planeta de los Simios), Telly Savalas (Kojak), Margot Kidder (Superman) y Michael Mouri (Flashdance). Los protagonistas ahora eran los Rock Lords, robots capaces de convertirse en rocas, al ser la única auténtica novedad que pudo aportar Tonka de las figuras de Bandai por aquel entonces. No solo la animación no estaba a la altura sino que estaba claro que un robot transformable en un objeto inanimado no era precisamente lo que buscaba un niño. El resultado: la película fue un fracaso y los Rock Lords otro.



Pero lo que pienso que llevó a la tumba de forma definitiva fue el hecho de que Bandai dejara de proporcionar más figuras a Tonka. Cuando Bandai creó Revenge of Cronos fulminó la idea original de robots transformables y Tonka quedó sola enfrentándose a lo inevitable. La idea de utilizar diseños deshechados por Bandai sirvió para salir del paso pero no iba a durar mucho y el daño ya estaba hecho. Tonka no tenía personal para crear GoBots, y aunque los hubiera encontrado para entonces Transformers ya les había comido todo el terreno.

También hay que tener en cuenta la diferencia de culturas. En Japón los robots gustaban mucho y había sitio para cualquier nueva serie con robots transformables. De hecho por aquel entonces era la moda y el catálogo era muy amplio (Macross, Dorvack, Orguss, Megazone 23...). Sin embargo en occidente la aceptación no era tal y parece que solo una compañía podía copar ese mercado.

Para terminar, si habéis leído con detenimiento la historia de GoBots y conocéis la de Transformers quizá os habréis dado cuenta de las enormes semejanzas entre ambos no solo en concepto y argumento. Ambos nacieron de una linea de juguetes creada en Japón. Ambos se intentaron vender en Estados Unidos y ambos fracasaron en poco tiempo y con pocas figuras distribuidas antes de cambiar de nombre y añadir una historia. Ambos tuvieron dificultades en sus comienzos al carecer de nuevas figuras y tuvieron que mezclar las de otras colecciones. Y ambos contaron con Peter Cullen (Optimus Prime/Spoiler) y Frank Welker (Megatron/Scooter).


Fotos tomadas de toyarchive, wikipedia y el libro Machine Robo Wedge de la editorial Taiyo Tosho.

2 comentarios:

  1. Muy interesante. Muchos datos los desconocía por completo

    ResponderEliminar
  2. ¡Que bueno que recuperó estas entradas!, esta información no debe desaparecer de la red.

    ResponderEliminar