lunes, 26 de diciembre de 2016

Los 5 peores momentos de los cómics Transformers de Marvel

Ya leíste los 5 mejores momentos de los cómics Transformers de Marvel, pero si fuiste un ávido lector de estas obras sabrás que también tuvo sus números de discutible calidad. Quizá su razón de ser es que eran otros tiempos, o que eran exigencias de guión de un alto cargo, o que sencillamente el escritor no tenía un buen día. Sea como sea piensa que estos números son los que añaden el punto de humor cuando rememoras estos cómics con tus amigos.


5.- Lucha libre


Número 55. Cuatro Micromasters Autobots deciden tomarse la justicia por su mano evitando crímenes en Manhattan. Llaman tanto la atención que incluso son invitados a una entrevista en la televisión. Allí, un campeón de lucha libre reta a Roadhandler a luchar en el ring y y no solo acepta sino que le debe acabar gustando porque continúa participando en todos los combates y deja de lado el rollo de acabar con los criminales, que para algo nuestros impuestos van a la policía.

Parece ser que los Decepticons tienen envidia, o les ha gustado lo de la lucha libre porque paralizan todas sus fechorías para mandar al Micromaster Storm Cloud a participar en ellas. Podrías pensar que ocultan algún plan más terrible y esto es solo una tapadera, pero no. Simplemente Storm Cloud es vencido y todo vuelve a la normalidad.

4.- Skullgrin actor


Número 45. Los Decepticons, para variar, necesitan combustible, pero por alguna razón que se escapa a mi entender esta vez no atacan a humanos y se lo llevan por la fuerza como de costumbre. No, esta vez mandan a Skullgrin porque su armadura Pretender con forma de aterrador monstruo gigante claramente puede pasar desapercibida entre los humanos y así llevarse el combustible sin hacer ruido, que ya está bien de tanta maldad por una vez.

El plan es perfecto porque resulta que a los humanos no les asusta el amenazador aspecto del Decepticon, todo lo contrario, les encanta. ¿Así que qué haces cuando encuentras una nueva especie de ser inteligente que incluso es capaz de comunicarse en un idioma humano? ¿Estudiar sus orígenes, evolución, hábitos y costumbres? No, contratarlo para ser actor de películas de bajo presupuesto y pagarle con combustible, que al parecer le gusta tanto.

Respecto a la película en la que participa, lo poco que se ve es suficiente para tener claro que la calidad está a la altura de este mismo número.

3.- Los moteros


Estás en una feria. Un tipo con aspecto de rudo motero se acerca a la barraca de tiro al blanco, saca una escopeta y comienza a disparar. Personalmente primero saldría por piernas y luego llamaría a la policía. En cambio cuando esto ocurre en el número 46 el tipo no solo se lleva el primer premio, sino que también consigue un trabajo  Resulta que una organización llamada Fundación Z (los Decepticons) busca mercenarios para cazar Transformers y liarla parda en una feria es suficiente currículo para ellos. Esperad que lo mejor está por llegar.

Los Decepticons necesitan probar un nuevo arma y tienen como perfectos sujetos de pruebas a unos prisioneros Autobots, pero como aun quedan muchas páginas de cómic por rellenar, en vez de probar dicha arma con ellos en sus celdas y terminar la historia lo mejor es soltarles, devolverles sus armas, decirles que son libres y mandar a los mercenarios humanos a cazarles. Esto con Megatron no pasaba...

2.- Autobots zombis vs. Ratchet


Probablemente el número 56 es uno de los que ha conseguido pasar desapercibido, seguramente porque la historia va mejorando conforme avanzan los números.

Los Decepticons planean infiltrarse en el Arca, la nave Autobot, pero primero han de distraerlos para que salgan de ella. Les hacen creer que quieren capturar un avión humano... los mismos Decepticons que llevan quejándose de la primitiva tecnología humana desde el primer número pretenden hacer creer a todos que ahora sienten interés por ella capturando un avión que tampoco ofrece nada fuera de lo normal. ¡Pero vaya si resulta el plan! Optimus considera que es lo suficientemente malvado y retorcido como para ir él mismo y llevarse a casi toda la tripulación de la nave. Así que aprovechando la situación un grupo de Decepticons se teletransporta al Arca para capturar a Ratchet.

Ratchet está agotado y desesperado porque tiene que reconstruir un montón de camaradas Autobots anteriormente destruidos en una batalla, por lo que los Decepticons consideran que en vez de aprovecharse de su debilidad lo mejor es hacerle creer que tiene una pesadilla y que los restos Autobots cobran vida y le atacan. Sorprendentemente el intrincado plan no resulta así que pasan al plan B: decir que son Autobots y que se vaya con ellos a Cybertron a tomarse unas cañas. Bueno, eso no, pero a que hubiera molado más :)

Ratchet sospecha de ellos pero no es capaz de sospechar para qué puñetas quieren los Decepticons un primitivo avión. Finalmente accede pero de pronto aparece Megatron confirmando que todo era un engaño Decepticon. Sabiendo que Megatron podría haber aparecido desde el principio, capturado a Ratchet e incluso mandado a hacer gárgaras la base Autobot ¿para qué tanto plan sin sentido? Esto con Megatron no..... oh, vaya...

1.- El Club Con


Número 47. En las profundidades del océano se encuentran dos Autobots inactivos que contienen información valiosísima para los Transformers. Para poder recuperarlos los Decepticons crean una isla artificial y se publicitan en la televisión anunciando que son un resort vacacional para humanos llamado 'Club Con', de esa manera nadie sospechará que traman algo. ¿Necesito seguir?

Bonus: El túnel de lavado mortal


No podía dejar el ranking sin el número 31 que ha llegado a obtener el título de "obra de culto" dentro de los cómics de Transformers cual película de serie B.

El nuevo plan de los Decepticons para robar combustible a los humanos es crear el túnel de lavado definitivo y venderlo como una franquicia. Los 'Wash and Roll' te lavan el coche mientras te ponen música y un espectáculo de luces. Y es que para qué vas a pasarte el sábado noche buscando aparcamiento para irte de copas cuando ahora puedes meter tu coche en la propia discoteca y además te lo lava.

En realidad el lavadero lo que hace es hipnotizar a sus ocupantes para que vacían el depósito de sus coches y se lo den a los Decepticons.

Aunque el plan es de lo más absurdo debo reconocer que al menos tienen la decencia de explicar que lo hacen así porque de esta forma es mucho más eficiente que salir ellos mismos a robarlo gastando combustible. En el fondo tiene su sentido...

Todas las imágenes vía TFWiki.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada